Aunque eres diferente a mí, hermano mío, lejos de dañarme, tu existencia enriquece la mía.

Antoine de Saint-Exupéry