HAY UNA LEY QUE NOS AYUDA

Según la Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de Minusválidos (LISMI), toda empresa con cincuenta o más trabajadores debe tener un 2% de personas contratadas con discapacidad.

Pero también tienen la opción alternativa de hacer una donación económica a una asociación o fundación de utilidad pública con objeto social de formación profesional o inserción laboral de personas con discapacidad.

Si tienes una empresa de estas características o conoces alguna que pudiera acogerse a esta ley y favorecer los proyectos de la Fundación ALPE a favor de las personas con acondroplasia, sólo tienes que ponernos en contacto.